Sí, quiero. Pero con Manolo.

Mira que cuesta trabajo encontrarlo, pero muchas prefieren a Manolo. Es una delicia ver estas esculturas andantes que alguna se permite como parte de la única inversión-complemento de la boda que puede volver a utilizar algún día. Aunque Manolo no está solo, ni como zapato, ni como complemento. El que más me emociona, que me … Continuar leyendo Sí, quiero. Pero con Manolo.