La metamorfosis

Hoy por la noche sufrí una metamorfosis.

No era bicho, no (en el sentido literal de la palabra),  era hombre.

Lo primero que sentí fue un picor imparable entre las dos piernas.

Después de cada comida, el sueño se apoderaba de mí, como en los embarazos y un no-se-qué me llevaba a dormir largas siestas.

Con pobres estrategias, conseguia un montón de tiempo libre.

Y, algo que no me pasaba desde la adolescencia, yo era solo yo.

Qué pena metamorfosearme de nuevo, hasta los picores me gustaban.

6 comentarios sobre «La metamorfosis»

  1. Digo lo mismo que las anteriores, prima. Sigue así, me divierte un montón y me identifico totalmente contigo! (aunque yo lo de los picores que se los queden ellos…)

Deja un comentario